Memoria e identidad colectiva en la literatura comparada

En los últimos años la memoria se ha convertido en una preocupación central de la cultura y la política de las sociedades contemporáneas a nivel global. Este «boom de la memoria», originado por motivos socio-históricos, políticos, culturales, tecnológicos y de mercado, se articula en torno a una «industria de la memoria» generadora de discursos identitarios en cuya génesis y consolidación los productos culturales juegan un papel fundamental.

Por un lado, la reivindicación de la memoria de dictaduras, guerras, matanzas y genocidios pretende salvar del olvido un pasado traumático. Existe igualmente una voluntad de democratización discursiva (representada en la potenciación de la literatura testimonial) capaz de fracturar la historia escrita por los vencedores. Frecuentemente se recalca, además, la necesidad de mirar al pasado para poder comprender el presente y concienciar a las nuevas generaciones de forma que no se vuelvan a repetir las mismas atrocidades. Así, las nuevas metodologías historiográficas han reivindicado la incorporación de diferentes y nuevas perspectivas que habían estado tradicionalmente excluidas de la construcción de discursos.

Sin embargo, la noción de elaboración discursiva del recuerdo y el hecho de que los discursos sobre el pasado sean filtrados por los intereses y las creencias del presente hacen necesario que esta nueva historiografía esté constantemente sometida a un análisis crítico que revele los posibles «abusos de la memoria» (término acuñado por Todorov en el texto del mismo nombre) denunciados por muchos autores, políticos, periodistas y activistas de derechos humanos.Especialmente interesante a la vez que compleja nos parece la relación que es posible establecer entre la constante reescritura del pasado y la construcción de las identidades colectivas, ya que, como explica Halbwachs, la memoria colectiva une pasado y presente e individuo y grupo social.

En este sentido, también nos interesan las diferentes estrategias discursivas que numerosos autores han planteado al reconstruir el recuerdo desde su visión subjetiva del presente, pudiéndose establecer una vinculación entre las formas de narrar y las diferentes voluntades ideológicas subyacentes. Una de las características que dificulta los estudios sobre la memoria es la especificidad de cada reivindicación política y el carácter fluctuante de las mismas dependiendo de los factores socio-políticos del presente. Sin embargo, al mismo tiempo, en un mundo global de identidades y políticas ligadas «los distintos discursos de la memoria histórica se entrecruzan y solapan en todo el mundo traspasando fronteras y rebotando unos contra otros, ocultando y olvidando en ocasiones la propia memoria histórica o, en otras, reforzándola» tal y como afirmaba hace poco

Huyssen en una entrevista concedida a la revista Metrópolis. Partiendo pues del hecho de que la recuperación del pasado está sujeta a las ideologías del presente y de que el estudio de la memoria no es sólo una herramienta de análisis sino también una palanca de transformación del contexto contemporáneo, nos parece que es necesario reivindicar un papel crítico que sea capaz de discernir entre el «deber de la memoria» (que introduce una evaluación ética en su mirada al pasado, como señala Lozano Aguilar en Decir, contar, pensar la guerra) y los posibles abusos políticos derivados de estas reivindicaciones. Creemos que es también un papel fundamental de la crítica sugerir, en la medida de lo posible, estrategias de superación de los discursos belicistas. Proponemos por ello las siguientes líneas de investigación para este monográfico:

– 1-Relación entre la producción cultural, los discursos de la memoria y la construcción de identidades colectivas.  
– 2-Estudios sobre literatura testimonial: Relación entre la memoria individual y colectiva.    
– 3-El carácter fluctuante de la identidad: Transformación de la perspectiva del recuerdo según el contexto histórico-social.  
– 4-Relación entre las estrategias narrativas y la carga ideológica del recuerdo.  
– 5-Análisis de la instrumentalización política de la producción cultural en torno a la memoria.      
– 6-Estrategias de superación de los discursos de la memoria.      
– 7-Los discursos de la memoria como discursos políticos transfronterizos. Análisis, a través de los productos culturales, de la influencia de los diferentes discursos en diferentes ámbitos geográficos.  

Ana García Izaro Arroita